Lenguaje Literario

Este tipo de lenguaje es aquel empleado por el escritor, poeta o novelista, para escribir una obra literaria, es considerado como un lenguaje artístico y se caracteriza por causar una sensación extraña, distinta al lector, se considera ambiguo y sugerente, lo cual sorprende a quien lo lee ya que no es rutinario. El lenguaje literario no es preciso, su importancia radica en cómo se expresa el mensaje y lo que conlleva el mismo, sus palabras se pueden interpretar de forma diferente y para que se le pueda dar una esencia artística, se emplean recursos literarios como son las paradojas e hipérboles.

En este tipo de lenguaje se llevan a cabo una cierta cantidad de habilidades lingüísticas con el propósito de poder darle un toque de extrañeza al escrito  y no por esto se muestran raros o chocantes, pues se debe tomar en cuenta que en nuestra lengua ordinaria se usa frecuentemente las series binarias de palabras, metáforas, metonimias, entre otras.

Es un lenguaje que se lleva a cabo para enunciar belleza y llamar la atención, por lo tanto tiene una función poética. Es importante la manera en que se dicen las cosas, más que lo que se dice realmente. La persona que se encarga de escribir las obras pretende transmitir al lector diversas sensaciones creativas que influyen a través de la forma de su mensaje, siendo válidos todos los instrumentos expresivos.

Cabe destacar que este tipo de lenguaje nos presenta un texto literario cuya comunicación es unilateral ya que el mensaje no puede recibir respuesta de inmediato, además en su mayoría, no va dirigida a una persona en particular, más bien se dirige a receptores que se desconocen, sin saber la cantidad. Al ser una creación que perdura con el tiempo y no presenta cambios en su contenido, no permite establecer una relación entre el receptor y el autor.

Existe una línea no muy clara que separa el lenguaje literario con otros diversos tipos de lenguaje. De hecho, diversos escritos cuya esencia es periodística o incluso científica, suelen ser considerados como textos literarios y bien se sabe que estos textos no tienen una extensión muy distintiva ya que varían en cuanto a su composición.

Se dice que el lenguaje literario presenta un rasgo de desinterés en cuanto a la comunicación que presenta y no a la remuneración que el autor pueda recibir a cambio de sus escritos, ya que no tiene una finalidad inmediata y a diferencia de una comunicación común, los textos literarios presentan un final previsto por quien lo escribe, pues siempre dependerá del género elegido dentro de los márgenes establecidos.