Funciones del Lenguaje Definiciones

El intercambio de información es fundamental para la vida de cualquier ser vivo; por lo tanto, esta es la función principal de todos los sistemas de comunicación: informar. Además, como tanto los humanos como los animales vivimos en comunidad, también sentimos una necesidad de comunicarnos, y esa es precisamente la segunda función básica del lenguaje: la función socializadora.

Aparte de estas dos funciones primordiales, el lenguaje también sirve para otras cosas más concretas, como provocar una determinada reacción en el receptor, convencer, iniciar un primer contacto comunicativo, preguntar, explicar unos hechos …

La función principal de un determinado mensaje viene dada por el predominio de algunos de los seis elementos del proceso de comunicación. Según el elemento que destaque más, predominará una función comunicativa diferente en cada caso. Las principales funciones del lenguaje están expuestas a continuación.

Función emotiva o expresiva (ligada al emisor): Está presente en un mensaje cuando el emisor manifiesta su estado de ánimo, emociones, sentimientos, deseos u opiniones. Así pues, predomina la subjetividad del emisor dentro de este mensaje. Por ejemplo: Que contento estoy !; Tengo frío.

Función conativa o apelativa (ligada al receptor): Se produce cuando el emisor elabora el mensaje con la intención explícita de influir en la conducta del receptor y provocar en él una respuesta determinada. Es la función del mandato y de la pregunta, y el peso del acto comunicativo, pues, recae en el receptor. Por ejemplo: Haz los deberes; Puedes ayudarme?

Función referencial o representativa (ligada al referente): Aparece en todos los mensajes que informan con objetividad e intentan describir la realidad orientándose hacia hecho ajenos al emisor y al receptor. Por ejemplo: Está lloviendo; El equipo ha ganado.

Función fática o de contacto (ligada al canal): Figura en aquellos mensajes que se emiten para comprobar que la comunicación con el receptor se mantiene abierta, o que es posible iniciarla. No quiere transmitir ninguna información significativa, pero sirve para demostrar que estamos en contacto con los demás. Por ejemplo: Hola !; Sí … sí … sí. (En una conversación telefónica)

Función poética o estética (ligada al mensaje): Se encuentra en los mensajes que se centran en el plano estético. Se suelen emplear recursos estilísticos, como las metáforas, la rima, el ritmo, los juegos de palabras etc. con el fin de conseguir una forma más bella de comunicación. Esta función, principalmente, se encuentra en la literatura, la publicidad, chistes o refranes. Por ejemplo: Al mal tiempo, buena cara.

Función metalingüística (ligada al propio código): Consiste en hacer referencia al propio lenguaje, es decir, el código. Esta función se hace más presente como menos conocimiento de una lengua tenga uno de los interlocutores. Principalmente, esta función la encontramos en diccionarios, libros de lingüística … Por ejemplo: Correr es un verbo intransitivo.